Guía de Río de Janeiro





El Cristo Redentor te espera en Rio.   

¿Quién no ha escuchado hablar de los carnavales de Rio? Se habla en todo el mundo, pues tienen ingredientes especiales, como la samba, los colores, la incitación, los vestidos alegres y el ambiente de fiesta que se respira en las calles, principalmente de Rio de Janeiro y Sao Paulo, que es donde las escuelas de samba se toman barrios enteros para dedicarse al disfrute de las fiestas.

Hoy en día Rio de Janeiro es una de las ciudades más atractivas y bellas de América. Su mar, las montañas, los ríos y las playas, principalmente, es lo que más buscan los turistas que llegan a Brasil. Esta ciudad combina barrios coloniales con arquitectura moderna, además tiene miles de zonas verdes alrededor de ella, y en cada esquina encontrarás que la samba puede apoderarse de tus sentidos.

No te podrás perder la visita a las playas de Ipanema y Copacabana, entrar al jardín botánico o subir al teleférico hacia el Pan de Azúcar. No te imaginas la vista que hallarás desde allí: es realmente algo único, que nadie olvida y que obviamente todos quieren fotografiar. Y cómo no mencionar el Cristo Redentor, icono de Rio, monumental se alza en la parte alta del Cerro Corcovado. El turista que llega de cualquiera de los continentes siempre preguntará en primera instancia por este maravilloso cristo. Para los ciudadanos es conocido como “La maravilla de Río”.

Si te animas a visitar a Rio entre diciembre y marzo, lo más seguro es que puedas vivir de cerca el carnaval y las fiestas de Año Nuevo. Igualmente en septiembre el clima es adecuado, porque no hace tanto calor.

Las playas, la Catedra, el Sambódromo, atracciones para no perderse.      

En río las playas más turísticas están ubicadas hacia el sur. Son las de Copacabana e Ipanema, la primera de 4 kilómetros de extensión. Además de ser las más turísticas también son lugar ideal para muchos amantes del surf. La playa de Ipanema tiene más o menos la mitad de extensión que la de Copacabana, y en ella podrás observar zonas diversas donde podrás ver familias, en otras partes los que aman los deportes o la comunidad homosexual.

Es extraño tal vez para muchos turistas encontrar una iglesia como la Catedral Metropolitana, de estilo moderno, que abrió sus puertas en el año 1979. No es raro que la puedas observar desde cualquier mirador, pues el edificio es de proporciones colosales, y está ubicada justo en el centro financiero de Rio.

El interior puede albergar miles de personas, por lo que podrás imaginar qué tan grande es. Visitarla es adentrarse en un mundo de vidrieras de colores, que comienzan en la base de la construcción y alcanzan la parte más alta de la Catedral.

Uno de los espectáculos más fascinantes es ver los desfiles de las Escuelas de Samba que durante los carnavales se toman el Sambódromo. Este espacio es ideal, pues es una calle extensa que posee gradas y a través de la cual circulan las carrozas con todos los participantes de las escuelas, que pueden ser miles, y que contagian al turista con su alegría y sus colores, y, claro, la samba, el movimiento de sus cuerpos.

Otro lugar sin duda de alto interés para muchos es la visita al barrio Santa Teresa. Está ubicado en la ladera del Cerro Corcovado, y tiene reservado para ti casas coloridas, estancadas en otra época, calles en piedra y un bello tranvía que une los extremos del barrio. El barrio es el hogar de muchos artistas que encontraron refugio en las casas que se conservan desde el siglo XVIII. Allí también vas a poder degustar la mejor gastronomía en los restaurantes que encontrarás en cada esquina.

Camarones, calamares, peces: la mejor gastronomía en Rio de Janeiro.

Los restaurantes de Rio de Janeiro tienen dentro de sus especialidades platos con camarones, mariscos, moluscos y peces. Igualmente vas a encontrar algunos sitios que se especializan en “churrascarias”, que es el nombre que le dan los habitantes a la carne a la parrilla. Si eres amante de la abundancia, qué mejor que acudir a los “rodizios”, restaurantes donde puedes pagar un monto fijo al inicio y continuamente los camareros te llevarán bandejas con las mejores carnes que puedas conocer.

Los turistas siempre desean comer el plato típico, el más famoso que tenga la ciudad, y en Rio a este plato le denominan la “feijoada”, que son frijoles negros acompañados con arroz, carnes secas, y una harina de mandioca, farofa, además de tener también rodajas de naranja. Este plato es el principal los días sábados, lo comen por igual en restaurantes y las casas.

Los mejores hoteles esperan por ti. 

Rio de Janeiro es una ciudad que continuamente recibe turistas de todo el mundo, y aunque los carnavales puede ser la época de mayor afluencia de personas, todo el año es atractivo porque tiene un encanto especial para muchos. Y por ello la oferta hotelera es extensa, variada y se puede acomodar a muchos presupuestos.

El Arena Copacabana Hotel, por ejemplo, tiene las mejores comodidades, lo que todo turista busca para sus vacaciones: suites con aire acondicionado, minibar y Wi-Fi. Es un hotel donde se hace presente la tecnología verde, pues la idea central es ahorrar recursos con la finalidad de no deteriorar el ambiente. Está diseñado pensando en el entorno, equipado con 135 habitaciones donde podrás estar tranquilo, con el mejor ambiente y una atención personalizada.

También podrás reservar habitación en el Copacabana Palace, que cuenta con suites especiales, de lujo, con Internet, TV cable y minibar. Disfrutarás tu estadía, descansarás y podrás recorrer cada rincón de la ciudad con la garantía de estar en uno de los mejores hoteles que existen.

Por último, en el Praia Ipanema Hotel te ofrecerán para escoger entre habitaciones Standard de lujo o Suites. Tu estadía se hará placentera porque la decoración lujosa de la edificación invita a estar y sentirse cómodo. Las habitaciones tienen piso de cerámica, vista al mar y TV pantalla plana de 29 pulgadas.

Rio de Janeiro es una ciudad cosmopolita, imponente, donde la cultura brasileña te atrapará con su música y sus bailes. Al visitarla podemos llevarnos a casa recuerdos imborrables, paisajes únicos, y recordaremos además la alegría y amabilidad de su gente, la fiesta que se vive en todo momento y sus delicias gastronómicas. Tomaremos una buena bebida en sus playas y estaremos descansando bajo un radiante sol. Es un plan que no te puedes perder.



Deja tu comentario
Tu Comentario